No todos los lugares ofrecen una experiencia tal y como esperamos. A veces pueden darse situaciones que debido a nuestro desconocimiento del lugar, puede hacernos llevar una mala impresión.

Aquí te ofrecemos una serie de consejos surgidos de nuestra experiencia personal, para que tengas una experiencia agradable en tu visita a Marrakech:

1-No preguntes nada a nadie en la calle.

A no ser que sean otros turistas, evita a toda costa preguntar por direcciones o pedir consejos sobre todo a chavales de la calle pues hay muchísimos falsos guías e interesados que te querrán cobrar por cualquier indicación, tratarán de guiarte mal para que te pierdas y que les pagues por sacarte del apuro.

Si tienes que preguntar algo es preferible que lo preguntes a otros turistas o a comerciantes que estén solos dentro de su tienda o taller como por ejemplo algún herrero o zapatero que este trabajando.

Preguntar a gente que haya por la calle es toda una lotería que suele acabar en una mala experiencia.

calle de marrakech

2-Evita la medina en la noche

La medina quizás no sea un lugar peligroso, pero si es un lugar en el que hay que tener mucho cuidado ya que es una trampa para turistas y viajeros novatos. No hay calles paralelas, todo es enrevesado y perderse es muy fácil. Por la noche los zocos cierran, muchos de ellos cuentan con puertas que durante el día no se ven pero que al caer la noche cierran, limitando los caminos con los que se puede llegar a la plaza central Jemaa el Fna.

medina marrakech de noche

Al caer la noche abundan los falsos guías que tratarán de indicarte mal sea lo que sea que estés buscando, intentarán engañarte para provocar que te pierdas, te seguirán y trataran de sacarte dinero por hacerte de guía en el mejor de los casos.

En otros casos te guiarán hasta callejones oscuros y tratarán de robarte y amenazarte para que les des dinero, aunque estos casos son los menos comunes. Por otro lado, en la medina de noche no hay nada interesante.

3-No cenes en la plaza Jemaa el Fna

O lleva mucho cuidado. La plaza por la noche se llena de puestos de comida en los cuales todos venden lo mismo y en los que últimamente se han reportado varios casos de intoxicación ya que muchas veces las condiciones higiénicas y de conservación de la comida no es adecuada.

Además sufrirás un acoso continuado y agresivo por parte de los comerciales de cada puesto que intentarán llevarte a su negocio a toda costa. Se puede decir que es una situación que se ha ido degradando ya que antes no era así.

En mi caso me ocurrió que estaba paseando por alrededor de los puestos, sin tan siquiera mirar. Enseguida vino un chaval corriendo para llevarme a su puesto. Le dije que no quería ir y le di las gracias por el ofrecimiento y entonces se puso agresivo casi chillando preguntando que por que no quería ir y yo le tuve que decir también ya de malas maneras que no tenía hambre y que no quería comer y seguí andando y él se quedo atrás maldiciendo…inaudito, surrealista e incomprensible a todas luces.

Otro día, otro chaval de otro puesto siguió la misma estrategia pero esta vez le dije que ya había cenado, cosa que era cierta pues había comido tarde y no tenía ni pizca de hambre. El tío se puso serio, me dijo que los españoles cenábamos tarde, que era un mentiroso, etc.

Sinceramente, no me da la gana gastarme ni un euro en ningún sitio que traten de coaccionarme y que me traten con una billetera con patas. Entiendo la situación de competencia entre negocios y de la necesidad de la gente en Marruecos pero no me siento nada cómodo en esa situación.

comida jemaa al fna

4-No observes ni pagues a comerciantes de animales

Sobre todo en la plaza Jemaa el Fna encontrarás encantadores de serpientes, amaestradores de monos, de palomas y otras aves y casi cualquier animal que se les ocurra. Todos tiene como objetivo que les pagues por hacerte una foto con el animal de turno o te querrán cobrar solo por mirar.

Tienes que saber que todos estos animales sufren una absoluta tortura y son explotados hasta su muerte. Todo el mundo puede imaginar que para amaestrar a un mono, que es un animal salvaje, hay que infringirle mucho castigo y dolor para que el animal doblegue su voluntad. Además los tienen vestidos con camisetas de jugadores de fútbol como Messi y es el colmo del mal gusto y todo un robo a la dignidad del animal.

serpientes de jemaa el fna

Para quitarles el veneno a las serpientes a veces recurren a tácticas totalmente crueles como extirparle los colmillos sin anestesia, las glándulas donde producen el veneno, o directamente pegarles o coserles la boca solo dejando el espacio para que saquen la lengua.

Asociaciones de defensa de los animales como Wildlife SOS India indican que el estado semi inerte de estas serpiente no se debe a los poderes de encantamiento del amaestrador, sino que se debe al dolor y al estado de inanición y deshidratación a los que están sometidos.

Además se han dado casos de ataques de algunos animales que han mordido y herido de gravedad a turistas. Sin ir mas lejos, en verano de 2017 una cobra mordió a su amaestrador en la plaza Jemaa el Fna causándole la muerte a ojos de todo el mundo. Muchas veces ni les sacan el veneno a estos animales y algunos son mortales como la cobra así que no te arriesgues a acercarte.

No fomentes estas actividades. Mientras haya turistas que paguen a estas personas, seguirá la explotación de estos animales. Turismo si, pero con responsabilidad.

5-Si compras algo, prepárate a regatear. Si no vas a comprar, no preguntes

Tienes que saber que los vendedores en Marrakech son muy agresivos y pueden llegar a ser desagradables llegando en ciertas ocasiones a la intimidación y a sentirte obligado a comprar.

Te aconsejamos que te olvides de esa imagen idílica del comerciante que te invita a té en su tienda y amablemente comienza una negociación contigo porque todo eso ya no es así. Si no compras, querrán cobrarte el té. Mucho menos aceptes una invitación a comer, es todo un truco para que te sientas obligado a comprar, una coacción.

zoco marrakech vendedores

Por eso, si tienes interés en comprar algo, prepárate a regatear. Te van a pedir de primeras como poco 4 veces más el valor real y te va a costar muchos minutos llegar a un acuerdo.

Si después de esto no compras, el gesto del vendedor cambiará y se mostrará antipático y agresivo en muchas ocasiones, pidiéndote incluso que pagues el té al que supuestamente te han invitado si es que lo has aceptado, como ya te he comentado antes.

Si no vas a comprar mejor ni preguntes, de verdad, se molestan muchísimo y a veces sientes que no puedes apenas ni mirar porque a la mínima que se dan cuenta de que tienes un mínimo interés en algo, estarán encima tuya atosigándote para que compres.

6- Alójate fuera de la medina o al menos, no muy adentro

Lo más común es alojarse en un Riad en Marrakech. Suelen ser económicos y otorgan una experiencia un poco más auténtica pero no te dejes embaucar.

En la medina hay cientos de riads, a cada cual más escondido. A nosotros nos parece poco adecuado porque entrar y salir de la medina es laborioso si es de día pero si es de noche, es una zona que transmite inseguridad y más si viajan mujeres solas pues se han dado muchos casos de acoso y atosigamiento a mujeres.

Todo esto lo decimos por experiencia, sabemos que hay gente que te dirá que es muy seguro, que no te preocupes y mil historias idílicas que hay en internet pero te aseguro que lo que te contamos es verdad.

marrakech la plaza jemaa el fna

En el mismo aeropuerto oímos el relato de una chica que contaba como un tipo la había llegado a retener unos minutos intentando que saliera con él e insinuandose, llegando la chica a pasar mucho miedo así que tenlo en cuenta para no estar totalmente confiado/a. Lo más probable es que no te pase nada, pero existe esta posibilidad.

Lo ideal es que si te quieres alojar en un RIad elijas uno que esté cerca de la plaza Jamaa el Fna o en la zona de la Kasbah que aunque es laberíntica es mas pequeña. Busca que estén cerca de calles principales de rápido acceso para evita tener que callejear y perder mucho tiempo.

Nosotros hemos estado en el Riad Andalla en 2018 y es una opción fenomenal. Son muy amables, el riad es limpio y muy bien cuidado. El desayuno es abundante y de buena calidad y encima está situado cerca de la plaza, tanto que desde la terraza tienes una bonitas vistas parciales de la misma y la torre de la Koutobia así como de la cordillera del Atlas.

riad andalla

7-Cambia dinero en el hotel Ali, cerca de Jemaa el Fna

Este hotel tiene abajo en su entrada una casa de cambio que aunque parece algo cochambrosa, funciona a la perfección. Sabes que dan el mejor cambio porque ves a la gente local que consigue euros cambiando el dinero ahí, así que sin duda es una de las mejores opciones para cambiar dinero en Marrakech.

cambio dinero hotel ali

8-Cuando vayas al aeropuerto, ve con mucha antelación

El aeropuerto de Marrakech es bastante moderno, con unas bonitas instalaciones, nada que envidiar a la mayoría de aeropuertos europeos pero tiene un grave problema con el acceso y las colas.

Cuando fuimos nosotros tuvimos que hacer una cola de casi una hora solo para entrar al hall del aeropuerto, una cola a la intemperie que si hace calor o llueve, te tragas.

Una vez dentro la cola de facturación es como la del resto de aeropuertos, pero al llegar a la zona del check in de seguridad de acceso a la zona de embarque, vuelves a tener una gran cola.

Pero lo peor viene después, en el control de pasaportes en la aduana. La cola es inmensa, los policías de aduanas se lo toman con una calma desesperante, algunos de ellos hasta te miran con recochineo, se les ve a las claras que van lento a propósito.

cola aeropuerto marrakech

Lo ves porque de vez en cuando ves a alguno haciéndolo bien y mientras atiende a 3 pasajeros, el compañero de al lado atiende a 1 y esto provoca que sean frecuentes los retrasos en las salidas de los vuelos.

En nuestro caso estuvimos 3 horas en colas y nuestro vuelo salió con 1 hora de retraso y eso que llegamos al aeropuerto con más de 3 horas de antelación.

Se supone que es por un tema de seguridad pero una persona que conocimos en la cola y que vivía allí nos decía que lo hacían a propósito para dar la falsa sensación de seguridad al turista.

9-Cuando salgas del aeropuerto, coge el autobús de Alsa número 19

Cuando llegas al aeropuerto de Marrakech, a la salida tienes decenas de taxistas auténticos y piratas ofertándote llevarte a la ciudad. Puedes negociar con alguno de ellos y normalmente no habrá más problemas pero si no te va ese tema tienes que saber que hay un autobús de Alsa, el número 19, que por 30 dirhams (algo menos de 3 euros) te lleva a la plaza Jemaa el Fna.

bus 19 aeopuerto marrakech

El autobús lo encontrarás en el parking que hay frente a la salida. Hay que subir una pequeña rampa o escaleras para subir al parking, verás que primero están los taxis y al final suele estar el autobús pasado el parking.

En el bus, que es blanco, verás escrito arriba en el letrero 30DH que es el precio (antes ponía 19 tal y como se ve en la foto pero hoy esto ha cambiado y pone 30DH. De la misma manera antes dejaba en la puerta del aeropuerto y ahora no). Es seguro, te deja en la misma plaza y tiene incluso wifi así que bien.

10-Desconfía de quien se muestre muy simpático y te pregunte demasiado

Es una pena pero es la realidad. Nuestra intención es informar a través de nuestra experiencia sobre lo que nos encontramos y sobre lo que te puedes encontrar. Una de esas realidades es que en Marrakech abundan los estafadores y los falsos guías que normalmente suelen embaucar al turista con una amabilidad al principio que después se convierte en agresividad.

gente de marrakech

Normalmente un autóctono no se va a dirigir a ti para nada y menos aún en español o inglés así que salvo honrosas excepciones, desconfía de quien te pregunte el nombre y te quiera sacar información de tu nacionalidad o donde estás alojado. Lo hacen con una simpatía extrema pero están tanteándote para ver que clase de pardillo eres y que pueden sacar de ti.

Mejor parecer antipático que parecer tonto, hacednos caso. Os contamos nuestro caso que va muy en este hilo en el tema de la medina:

Nosotros aprendimos la lección nada más llegar, en el primer paseo que dimos por la medina a las 8 de la noche.

Anduvimos por una de las calles principales del zoco y de la medina, simplemente observando y tomando un primer contacto. Llegados a un punto decidimos volver por la que nos pareció una calle paralela, para no repetir la misma calle y ese fue nuestro primer error: no existen calles paralelas en la medina, todas las calles se retuercen como serpientes.

Al rato y sin más problemas, unos chicos andaban delante nuestra, bien vestidos y tranquilos. Uno de ellos se giró nos miró y muy amablemente nos pregunto que de donde éramos y nos dió la bienvenida a Marruecos y nos indicó la dirección en la que supuestamente estaba la plaza Jamma el Fna, que era hacia donde queríamos ir. Nosotros no le habíamos preguntado nada pero igualmente ellos saben que si eres nuevo en la ciudad, no sabes bien como llegar a la plaza.

Realmente me pareció extraño pero dentro de mi quería pensar que por que no podía ser encontrarnos gente amable que quisiera ayudar.

Nosotros en ese momento ni estábamos perdidos ni nada. Se pararon, los pasamos y al cabo de unos minutos las calles se estrecharon y se vaciaron de gente y comercios. Justo en ese momento apareció por detrás el chico de nuevo, esta vez solo, corriendo diciéndonos que lo siguiéramos, que nos habíamos equivocado y que él nos indicaba donde estaba la plaza.

Al cabo de 1 minuto empezamos a desconfiar y decidimos darnos la vuelta pues el chaval cada vez se metía como más profundo y más oscuro.

Para mi sorpresa por detrás nos seguía otro de los amigos que ahora se cubría con una capucha y que nos hizo el ademán de pararnos para que siguiéramos y nos decía que la plaza estaba por ahí pero nosotros pasamos totalmente de él, pusimos mala cara y nos fuimos con actitud decidida por donde habíamos venido.

20 metros más adelante nos pasó la misma historia con otro chico, y después con otro. Nos hicieron perdernos de verdad y todos intentaban aprovecharse, nos daban indicaciones contradictorias y estábamos muy confusos. Nos decían que las puertas estaban cerradas y nos enviaban una y otra vez de un lado a otro.

Cada vez había menos gente, el aspecto de las calles era peor y nos encontrábamos más y más gentuza que quería aprovecharse.

Llegamos a pasar un mal rato pues la cosa se puso tensa en varias ocasiones, sobre todo con un tipo bajito que tenía muy mala pinta y que me llego a chillar y agarrar del brazo pero del que pudimos librarnos simplemente ignorándolo.

Finalmente tuvimos suerte, encontramos un hombre mayor que vigilaba una de las puertas y nos abrió y pudimos salir a calles más anchas y pudimos salir de ese laberinto y trampa para turistas que es la medina de Marrakech.

A pesar de las cosas negativas que hay que tener en cuenta, la visita a Marrakech es bastante segura si se va con un poco de cuidado. La mayoría de los problemas suelen resumirse en tener que darle una propina a cualquier chaval que trate de hacerte de guía pero es algo que podemos evitar si andamos con un poco de ojo.

En todos los sitios pueden ocurrir cosas negativas y en todos hay que andar con ojo pues nos encontramos fuera de nuestro entorno habitual. Esta entrada solo pretende informar de las cosas que allí ocurren y de como evitarlas para poder tener una experiencia agradable.