Seleccionar página

catacumbas de París muro

Historia de las Catacumbas de París

Poca gente  imagina que bajo el suelo de París, la ciudad de la luz y el amor, se esconde  una red de casi 300km de túneles formados por huesos humanos.

Las catacumbas de París, también conocidas como Les Carrières de Paris (canteras de París en español), son túneles subterráneos que durante varias décadas fueron utilizados como cementerios.

En su origen, estos túneles eran canteras. A finales del S.VIII su entramado comenzó a suponer un peligro para la ciudad de París debido a los derrumbamientos que empezaron a producirse en estos. En ese momento comenzaron a llevarse a cabo unas importantes obras para reforzar las canteras.

Durante esa misma época la ciudad sufría otro problema, las epidemias y enfermedades que padecía la población del distrito de Les Halles por la contaminación de inhumaciones mal hechas y fosas comunes de las iglesias cercanas.

Todo esto llevó a que en 1786, coincidiendo con las obras de la antigua cantera, se bajaran a esta los restos humanos de los cementerios y fosas comunes de esta zona, dándoles la nueva función de osarios.

Durante 15 meses se trasladaron unos 6 millones de huesos de multitud de cementerios al subsuelo de París. El traslado se llevaba a cabo de noche, en carretas cubiertas con un velo negro escoltadas por sacerdotes que cantaban el oficio de difuntos.

catacumbas de París leyendaLos primeros años, las catacumbas fueron únicamente un deposito de huesos, hasta que en 1810 se propusieron renovaciones en los pasillos subterráneos para transformarlos en un mausoleo visitable por todos aquellos que quisieran homenajear a sus antepasados. De este modo, las tibias y calaveras comenzaron a apilarse formando murallas, se añadieron placas identificando la procedencia de los restos y pequeños altares con epitafios en latín que adornan el camino.

Más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial después de la rendición de París, las catacumbas se convirtieron en el cuartel general de la resistencia y fueron usadas como escondite. También las tropas alemanas terminaron ocupando parte de esta compleja red subterránea para formar bunkers, lo que provocó que durante la segunda guerra mundial se produjeran en las catacumbas fuertes enfrentamientos entre ambos bandos.Tras el final de la guerra, se prohibió el acceso libre a las catacumbas, siendo únicamente legal visitarlas desde el año 1955.




Las Catacumbas de París en la actualidad

De los más de 300 kilómetros de galerías, sólo hay abiertas al público menos de 1 kilómetro. Sin embargo, existen entradas secretas a lo largo de París que permiten ingresar en las catacumbas por medio de alcantarillas, el metro e incluso sótanos de casas y tiendas. En raras ocasiones las personas hacen uso de estos accesos para entrar en ellas ya que se arriesgan desde a  perderse en la oscuridad de los complejos túneles hasta a ser pillados por los policías encargados de vigilar las catacumbas y pagar una multa de 60€ o ser arrestado. A pesar de esto, muchos exploradores urbanos y otros aventureros se adentran en las profundidades de París para conocer esa parte oculta de las catacumbas.

El caso más famoso fue el de “La Mexicaine de Perforation” (La Mexicana de Perforación), un movimiento artístico francés que llegó a acondicionar una parte de los túneles como una sala de proyección que tenia varias comodidades como luz eléctrica, comida, líneas de teléfono, etc.


catacumbas de París inscripcion
“No sigas, aquí está el imperio de la muerte“

Información práctica para tu visita a las Catacumbas de París

Dirección: 1, avenue of Colonel Henri Rol-Tanguy (Distrito 14). Junto a la salida del metro.

Metro: Defert-Rocheau. RER: Defert-Rocheau

Horario: Todos los días de 10.00 a 17.00 excepto lunes. (Última admisión a las 16.00)

Precio: Tarifa normal 12€, tarifa reducida 10€, jóvenes de 14 a 17 años 5€, gratis menores 13 años.

Más información: http://www.catacombes-de-paris.fr/